2.- Consecuencias de afecciones del colon

La salud del organismo depende de la salud del colon, es decir, está directamente relacionada con la calidad de su sistema de eliminación de toxinas y de residuos. El colon es una parte principal del sistema excretorio y es responsable de eliminar la comida y otros desechos del cuerpo, así como de protegernos de infecciones y enfermedades.
La profesión médica reconoce el papel importante que el colon tiene en la salud y en la enfermedad. En toda enfermedad, el estado del intestino se investiga como parte de la rutina y como laxativa o enema prescrito cuando sea indicado.
El tiempo del tránsito sano de la comida a través de nuestro cuerpo es menor que 24 horas. Por término medio, en el Reino Unido el tiempo es ahora de 60 horas para los hombres y de 70 para las mujeres. Así, el Reino Unido es la nación más estreñida del mundo.


Signos hepáticos:

Las toxinas intestinales tomando la vía sanguínea llegarán al hígado primeramente, ahí serán neutralizadas, luego eliminadas por la bilis o por la orina. Ahora bien, frente a una llegada masiva y repetida, las funciones eliminatorias del hígado serán rápidamente saturadas con consecuencia de un desbordamiento y el paso de las toxinas a la sangre. Es entonces cuando se instala un verdadero circuito vicioso: el colon desarreglado y sucio perturba el hígado el cual a su vez no podrá administrar eficazmente la digestión.


Estreñimiento crónico y cáncer: ¿mito o realidad?

Un estudio realizado por la Universidad de San Francisco y publicado en 1981 constata la idea de que sustancias tóxicas producidas por un colon sobrecargado, podía tener efectos devastadores en el organismo.
Tal estudio realizado con 1481 mujeres, puso en evidencia la presencia de células anormales en el líquido mamario prelevado en las mujeres que padecían estreñimiento crónico.
La doctora Kousmine ha notado desde hace tiempo una correlación entre la intoxicación intestinal y el terreno canceroso. Incrimina la intoxicación del organismo de origen intestinal en el desorden metabólico que puede alcanzar el desarrollo de tumores canceroso.

Tradicionalmente para luchar contra el estreñimiento se han utilizado los laxantes; sin embargo la acción de los laxantes que agreden la mucosa cólica sólo es sintomática y la eficacia muy limitada. Provocan un espasmo, un stress del colon que permite evacuar una parte de las materias acumuladas, pero las antiguas continúan pegadas a la pared. Se sabe que en los Estados Unidos se gastan más de 400 millones de dólares al año en laxantes, lo que es un indicador indirecto de la enorme cantidad de personas que padecen de estreñimiento. Además de Estados Unidos, uno de los principales motivos de consulta en Costa Rica es el estreñimiento, que en sus diferentes modalidades aqueja a más del 90% de la población.
Además, su empleo repetido provoca una irritación crónica del colon, una inflamación. Esta estimulación brutal del colon provoca una atonía de la pared, lo que será el origen de un estreñimiento secundario. De ahí un circulo vicioso, ya que entonces es necesario acudir a los laxantes, además de las fugas de electrolitos, en minerales y vitaminas que endurecen, es un factor de cancerización del colon.
Los laxantes actúan como irritantes químicos y estimulan las paredes musculares del colon para comprometerse anormalmente a expulsar las sustancias irritantes. Es muy fácil hacerse dependiente de estas drogas y permanentemente destruir la habilidad normal del colon de eliminar de modo natural por sí solo.
El modo de administración oral es el método menos óptimo de evacuación del intestino largo. Se interfieren procesos digestivos muy importantes que ocurren más arriba en el tracto alimenticio (estómago e intestino pequeño). Muchos laxantes y otros catárticos precipitan la deshidratación del paciente. La Hidroterapia del Colon alternativamente llena y vacía el colon y mejoraría el estado de hidratación del paciente.

Con la técnica de la hidroterapia del colon, el agua actúa por "baño", no por lavado. Es el baño que hace que el agua impregne las materias fecales antiguas que se depositan por estratos en las paredes del colon. De ahí una acción de limpieza, suave y progresiva. La sesión de hidroterapia dura de 30 a 40 minutos y es perfectamente tolerada. Hace falta una media de 3 a 6 sesiones para limpiar un colon, dependiendo del grado de intoxicación de éste. Ahora bien, no será hasta la 2ª o 3ª sesión cuando se observe el fenómeno de eliminación más importante.



ADHICO
Plaza Zaragoza 2, 4º Derecha
20007 San Sebastián (Guipuzcoa) - Spain
Tel: +34/608434044
E-mail:
asocia@adhico.com    Web: www.adhico.com