1.- Introducción


En las últimas décadas se ha incrementado el número de casos de patología cólica, al tiempo que aumenta la preocupación e importancia por la higiene intestinal como etapa fundamental para activar el retorno a la salud.

La patología cólica es casi permanente en los países civilizados: cólicos espasmódicos, estreñimiento, divertículos, pólipos, cánceres... datos alarmantes que requieren la adopción de medidas preventivas. Dos factores explican su aparición:

  • lo que comemos y
  • cómo lo comemos

La investigación ha mostrado que el uso regular de carbohidratos refinados y la falta de fibra en la dieta incrementa el tiempo de tránsito de los desechos del intestino y estimula la putrefacción del colon. Estos dos factores han estado unidos al estreñimiento y a cierto tipo de enfermedad del intestino (diverticulitis, colitis y cancer de colon), que tienen un índice alto para la curación por medio de una operación cuando se detecte a tiempo.

La alimentación moderna es la causa principal de tales afecciones. Una dieta rica en grasas, alimentos liofilizados, químicamente desnaturalizados, adicionados de conservantes en detrimento de una dieta variada de alto contenido en fibra provoca, consecuentemente, un desequilibrio en la flora intestinal que puede agravarse hasta aparecer la dolencia.
Existe una correlación entre alimentación y calidad de la flora intestinal, de modo que una alimentación inadecuada trae como consecuencia una alteración de la flora intestinal que podría producir una afección intestinal o patología cólica.

Los hidratos de carbono (azúcar, almidón) se transforman en el proceso de fermentación en dióxido de carbono y en ácidos orgánicos, que en parte son absorbidos a través de la mucosa y asimilados en el metabolismo. Las sustancias necesarias y utilizables son aprovechadas; las sustancias superfluas o inutilizables son, en el mejor de los casos, excretadas o si prevalecen circunstancias desfavorables son sedimentadas en los tejidos conjuntivo y de sostén de los órganos.

Las albúminas se transforman en la putrefacción: los productos de descomposición de las bacterias de la putrefacción son básicos, pero debido a su carácter tóxico (tomaínas) producen relaciones ácidas tras su absorción en el agua de los tejidos y en la linfa.

Disturbios cardio-vasculares:

Debido a la proximidad anatómica del corazón y del colon (separados por el diafragma), las perturbaciones cólicas pueden tener consecuencias directas en el corazón.
En el caso de estreñimiento antiguo, el colon dilatado comprimirá el diafragma, en el cual se apoya el corazón, provocando dolores cardíacos evocando la angina de pecho, disturbios del ritmo cardíaco, ahogos...
Las toxinas intestinales vehiculizadas por la sangre no salvan el sistema cardio-vascular, de ahí una tendencia a la arteriosclerosis y el desarrollo de un terreno propicio a las afecciones cardio-vasculares graves: hipertensión arterial, angina de pecho, infarto de miocardio, arteritis de los miembros inferiores, etc.

Afecciones reumáticas agudas inflamatorias:

Dolores violentos o invalidantes deben fijar nuestra atención sobre la eventualidad de una intoxicación intestinal. Particularmente en los casos de ataques de gota, de tendinitis, casos inflamatorios en las artritis. Estas afecciones siguen habitualmente y fielmente el estado del colon: agravación en casos de crisis, de estreñimiento, amelioración si el estreñimiento retrocede.


Disturbios ORL:

Sinusitis y rinitis crónicas cuando son rebeldes a los tratamientos clásicos, frecuentemente son provocados por un colon sobrecargado.


Disturbios musculares:

La éxtasis intestinal provoca una debilitación global, sobre todo muscular, de ahí una tendencia al relajamiento de las paredes musculares. La consecuencia más inmediata es un cansancio profundo y un envejecimiento prematuro.


Disturbios en la piel:

Las toxinas intestinales se depositan particularmente a nivel de la piel cuyo estado será una excelente referencia respecto al nivel de intoxicación intestinal.
Algunas dermatosis se relacionan con esta intoxicación, particularmente el acné, algunas psoriasis y eczemas. Su evolución sigue fielmente a la de nuestro colon. En el caso de estas afecciones dermatológicas asistimos a una intricación de un disturbio.
Los restos de alimentos poco digeridos o no digeridos en absoluto tienden a sedimentarse en el colon y a formar depósitos de fermentación. Los depósitos crónicos de albúmina en el intestino, caracterizados por procesos de putrefacción, repercuten de forma patógena sobre el conjunto del organismo y sobre su sistema inmunitario como consecuencia de la absorción de los tóxicos de la putrefacción. El envenenamiento de la sangre (toxemia), derivado de su absorción por el intestino, conduce a un envenenamiento de la totalidad de organismo (toxicosis).

De esta toxicosis del conjunto del organismo, resultado de estas sobrecargas del intestino, se derivan todos los síntomas posibles que, si bien un sistema inmunitario capaz de reacción pueden manifestarse incluso de forma inflamatoria aguda, a la larga progresan hacia manifestaciones crónico-degenerativas.

En segundo lugar, y como factor relevante, estaría el modo en que comemos, pues condicionará la calidad de la digestión.
Las funciones del sistema nervioso vegetativo (SNV) que administra el funcionamiento de todos nuestros órganos, podría verse perturbado, obstaculizando una perfecta absorción y eliminación de los alimentos.

Por todo ello, en lo que respecta a la higiene intestinal preventiva y a la sanción intestinal terapéutica el colon juega un papel central para una salud óptima desde el punto de vista orgánico.

2. La importancia de la Hidroterapia del Colon

Para el tratamiento natural de diversas dolencias, rescatamos específicamente lo que a continuación el Dr. Luis César Guedes fundamenta: la imperiosa e impostergable necesidad de desintoxicar el organismo y la regularidad intestinal como el paso indispensable para la limpieza del cuerpo.

Para lograrlo es preciso disponer de información adecuada y de una buena dosis de disciplina y voluntad, sobre todo al principio. Luego, los buenos hábitos de un nuevo estilo de vida y de nutrición harán el resto.

Así, el Dr. Guedes reafirma la propuesta del Dr. Bernard Jensen sobre la Hidroterapia del Colon, como método de limpieza forzada del intestino para el tratamiento directo de enfermedades diagnosticadas


Hidroterapia del Colon: Limpieza del Intestino
Método del Dr. Bernard Jensen para la desintoxicación, adelgazamiento y rejuvenecimiento del cuerpo


LIMPIEZA DE LOS TEJIDOS

CONCEPTOS BASICOS

Antes de explicar en qué consiste el tratamiento del Colema-Hidroterapia del Colon es necesario señalar algunos conceptos esenciales, lamentablemente poco conocidos, sobre la importancia que tiene el correcto funcionamiento de los órganos vitales del cuerpo para la salud. El intestino es uno de ellos y, tal vez, el más importante, porque de su estado dependen, para bien o para mal, todos los demás tejidos, glándulas y órganos, como se verá en los párrafos que siguen.

Estos conocimientos son indispensables para comprender y valorar el significado de la desintoxicación, depuración y reconstrucción o rejuvenecimiento del cuerpo, y sus efectos sobre la asimilación de los alimentos, el fortalecimiento de la energía vital y el desarrollo de una nueva conciencia de bienestar físico, mental y espiritual.


Un concepto erróneo y sus consecuencias

Hace ya mucho tiempo se fue afirmando la idea que no se necesitaba prestar atención al intestino. "Dejémoslo solo y él se cuidará. Es desagradable y sucio hablar del tema." Sin embargo, nada puede estar más alejado de la verdad. Esta actitud ha promovido un concepto erróneo sobre el funcionamiento y la higiene de este órgano, desencadenando serias consecuencias para muchas personas que padecen problemas intestinales.

Ante la evidencia de algún problema intestinal, el médico enfrenta una de las más comunes, graves y difíciles circunstancias que es necesario corregir.
La práctica clínica enseña que ninguna persona enferma está libre de trastornos intestinales, cualquiera sea la enfermedad que le aqueja. Además, está cansada, cargada de toxinas y es víctima de un gran desgaste. Por esta razón, nada puede ser más eficaz para preservar la salud o para prevenir enfermedades, que cuidar bien el intestino.

El funcionamiento adecuado de este órgano es una condición previa esencial para mantener la salud y, si se está enfermo, para vencer la enfermedad. Sin este pre-requisito, cualquier tratamiento que se aplique carece de valor potencial. El "sistema cloacal" debe trabajar correctamente o el organismo permanecerá sumergido en sus propios materiales pútridos, estimulando los procesos de la enfermedad y evitando la reconstrucción de la salud.


El origen de nuestros problemas

Cuanto más nos alejamos de la naturaleza y dependemos de factores artificiales, mayor es la frecuencia y la intensidad de nuestros malestares y enfermedades. Las personas que viven en el campo no padecen diverticulosis. En cambio, los habitantes de los países desarrollados y, especialmente, de las grandes ciudades, sufren los problemas intestinales más graves.

Además, los alimentos procesados y desvitaminizados carecen de fibras naturales. Son secos, pegajosos y pesados. No son aptos para lograr un fluido tránsito intestinal y tienden a adherirse fácil y fuertemente a las paredes del colon, siendo muy difícil eliminarlos. Una alimentación de este tipo lleva a cualquier persona a una serie de desequilibrios desde edad muy temprana.

Cuando falla el "sistema cloacal", cada una de las células del cuerpo siente el resultado en forma de acumulación o sobrecarga de desechos tóxicos.
Entonces el organismo comienza a hundirse en una ciénaga, perdiendo la salud, como consecuencia de la acción de su mayor enemiga: la autointoxicación.

Es inútil intentar la curación de una enfermedad si el organismo carece de un buen sistema de eliminación.

La pesada capa de mucosidad que recubre el colon se engrosa, convirtiéndose en anfitriona de la putrefacción. Los vasos sanguíneos de este órgano, en lugar de nutrientes absorben toxinas, venenos y otros desechos nocivos desde las paredes intestinales, siendo llevados luego por la sangre a todos los tejidos y órganos del cuerpo. Es así como comienza la verdadera autointoxicación.

Descuidar la necesidad de evacuar conducirá al estreñimiento. Los laxantes que se toman para facilitar la defecación son sustancias irritantes que estimulan las paredes musculares del colon originando contracciones anormales para provocar la expulsión de la materia fecal. Es muy fácil hacerse dependiente de estas drogas y, de este modo, deteriorar el normal funcionamiento del intestino


El cuidado del sistema nervioso

Otros factores que deben tenerse en cuenta en la autointoxicación son las angustias y las tensiones a las que estamos expuestos. Para enfrentarlas, se requiere una cantidad extra de nutrientes que los alimentos deficientes no llegan a cubrir. Entonces se forma un circulo vicioso que puede causar el deterioro o la muerte de tejidos vitales por inanición, como en el caso del sistema nervioso.

La falta de energía, el cansancio, la irritabilidad, el descanso insuficiente, la fatiga, las defensas deficientes y la frecuencia de enfermedades, así como algunos estados depresivos, son el resultado de la autointoxicación. Cuando el intestino se encostra con materia fecal debido a los malos hábitos alimenticios, disminuye la absorción de nutrientes vitales. Además, las acumulaciones de mucosidades toxicas sobre la pared intestinal se convierten en un criadero de bacterias nocivas que al reproducirse aumentan su toxicidad, dando lugar a la aparición de inflamaciones u otros problemas mas graves

Lamentablemente, hemos olvidado la necesidad de una buena limpieza intestinal. Una evacuación cada dos o tres días es considerada normal. Pero los estudios científicos demuestran que una cantidad insuficiente de evacuación de heces puede explicar desordenes de la vesícula biliar, problemas cardiacos, venas varicosas, coágulos en venas profundas, hernias, diverticulosis, artritis y cáncer de colon.


La importancia de las fibras en la alimentación

En Inglaterra, África e India, se han comparado científicamente hábitos alimenticios, alimentos y materia fecal. Estos estudios indican que las personas que viven en condiciones primitivas o con alimentación rica en fibras naturales no digeribles, superan a los occidentales hasta en cuatro veces y media la cantidad de heces excretadas. Y se comprobó que estas personas se encuentran relativamente libres de muchas de las enfermedades estudiadas.

Las investigaciones también demostraron que la retención prolongada de las heces es fuente de desordenes cardíacos. Al omitir las fibras naturales de la dieta se eleva el nivel de colesterol que predispone al organismo a contraer enfermedades en las coronarias y arterias en general, así como a la proliferación de tumores y de cáncer, debido a los cambios bioquímicos asociados con una deficiente eliminación del intestino.

El estreñimiento ha sido denominado por algunos especialistas como "la plaga moderna", pues constituye el peligro mas grande para la salud en nuestros días. La toxemia del intestino y la autointoxicación resultante son una consecuencia directa del estreñimiento. A menos que la persona pueda educarse en el arte de vivir conscientemente y adquiera hábitos racionales, no puede esperar otro resultado que catástrofes físicas y mentales.

El Dr. Bernard Jensen, creador del COLEMA Y LA HIDROTERAPIA DEL COLON, dice que más vale un gramo de educación que un kilo de tratamiento. Educarse en salud equivale a promover una refinada cultura de bienestar y estilo de vida acorde con la autoestima y las expectativas de una larga y significativa existencia. Asimismo, la prevención de dolencias que comienzan en la edad media de la vida es, tal vez, la mejor expresión de sabiduría, dado que los valores superiores de la sensibilidad y la inteligencia dependen en grado sumo de la integridad y fortaleza de nuestros órganos vitales.


ADHICO
Plaza Zaragoza 2, 4º Derecha
20007 San Sebastián (Guipuzcoa) - Spain
Tel: +34/608434044
E-mail: asocia@adhico.com    Web: www.adhico.com